Arrugas

Una Arruga es un plegamiento definitivo de la piel, que sucumbe a la contracción muscular subyacente.

Es imposible pensar en la aparición de una Arruga definitiva, en una piel joven, o en un área en donde la contracción muscular no provoque un plegamiento cutáneo.

En algunos lugares la Piel está separada del Músculo por tejido graso, que actúa como un “amortiguador”, de la contracción muscular, pero en otros como alrededor de la boca , o alrededor de los ojos, no hay tejido graso interpuesto de forma tal que la contracción del mismo se trasmite directamente a la piel, dando lugar a la aparición de una Arruga.

No por casualidad las Arrugas peribucales y las Patas de Gallo son las más precoces, y molestan más a la gente.

Siguiendo éste razonamiento uno puede preguntarse por que a los 25 años no me arrugo y a los 40 años sí?, la diferencia es que a medida que pasa el tiempo la piel va alterando su composición, va perdiendo su elasticidad, y en un momento determinado sucumbe a ese trabajo muscular subyacente , y se pliega en forma definitiva.

Por lo expuesto, considero que el tratamiento de las arrugas debe comenzar aún antes de que las mismas aparezcan, eliminando los factores ambientales que provocan el Envejecimiento cutáneo, y estimulando la síntesis de colágeno desde temprana edad.

Una vez que las mismas están instaladas, podemos actuar sobre las causas, o sobre las consecuencias.

En el primer grupo volvemos a citar evitar la exposición al sol, el hábito de fumar, estimular la remodelación del colágeno, con productos adecuados ricos en vitamina C, radiofrecuencia, Laser, luz pulsada, la aplicación de Toxina Botulínica, que al provocar un relajamiento muscular, actúa también en forma preventiva.

En el segundo grupo, podemos citar a los rellenos, hay diferentes tipos, calidades, y duración, desde mi punto de vista actúan sobre la consecuencia y no sobre la causa.