Cejas

Las Cejas constituyen un elemento anatómico de capital importancia, en la valoración del Envejecimiento del tercio superior de la cara. Su posición depende de la acción de varios músculos de la Frente, el Entrecejo, y los Músculos Orbiculares de los párpados, que determinan su posición, de acuerdo al equilibrio entre sus acciones.

Podríamos decir que es la primera estructura anatómica de la cara que sucumbe a la acción de la gravedad, provocando un descenso, que se lee a primera instancia como un acumulo de piel en el párpado superior.

Es prácticamente la regla que haya una asimetría de posición entre ambas. Situación que es atemperada por la depilación, que muchas mujeres realizan aún en forma asimétrica, en un intento de mejorar su posición.

¿Cual es la utilidad de la Toxina Botulínica en el tratamiento de la posición de la ceja?

Es sin duda de gran importancia, dijimos antes que el M. Frontal eleva la ceja, y que el Orbicular de los párpados, así como los M. del Entrecejo la llevan hacia abajo. Es decir que la posición de la ceja es producto del adecuado sinergismo en la acción muscular.

Al disminuir la contracción muscular de los Músculos que llevan la Ceja hacia abajo, por acción de la Toxina Botulínica, resulta una elevación de la misma favorecida por la contracción del Músculo Frontal, que ahora sin antagonistas eleva la Ceja.

¿Hay cirugías para rejuvenecerlas?

La cirugía de la posición de las Cejas, se encuentra íntimamente ligada a la del Párpado Superior, en muchas circunstancias, debe complementarla necesariamente.

Hay diferentes variantes técnicas, que tienen que ver con la magnitud de lo caídas que estén, y con la edad del Paciente. Desde la resección de piel en “Alas de Mariposa”, hasta la colocación de hilos tensores, su reposicionamiento por medio de un abordaje Prepiloso, o Endoscópico, hay diferentes técnicas, cuya elección dependerá del criterio del Cirujano en cada caso en particular.